PERSONALÍSIMA CACEROLADA

Qué suena ahora, cuando nos dejan abrir la puerta de esta prisión preventiva y podemos pasar de ser ciudadanos autistas y quietos, como D. Tancredos…”yendo como encantados en esta carreta, no por nuestras culpas y pecados, sino por la mala intención de aquellos a quien la virtud enfada y la valentía enoja” que diría el Ingenioso Hidalgo. Ahora ya, como ciudadanos libres y cubiertos bajo nuestro paraguas constitucional, el que nos protege de la lluvia de las prohibiciones, dejándonos decir y hacer lo que pudiera salirnos desde nuestro hartazgo y rabia.

Continuar leyendo «PERSONALÍSIMA CACEROLADA»

Los  “Peculiares Zascas” de mi colegio de médicos

Por si no cabíamos en casa… nos parió la abuela, dice uno más de nuestros sabios refranes, a los que solemos recurrir cuando queremos resumir y sentenciar una cruel e inesperada situación. Y se me ocurre recurrir a ella, ahora que teníamos olvidada la Peste Negra del siglo XIV, la que mató a las 4/5 partes de Europa, y la epidemia de Cólera de 1.817 que acabó con otros 40 millones, y olvidado incluso al nefasto Napoleón, el que hizo desaparecer a casi tres millones de europeos, en su viaje de sangre y fuego desde Cádiz a Moscú; olvidada incluso “la Peste española” de 1.918, la de los 300.000 muertos. Continuar leyendo «Los  “Peculiares Zascas” de mi colegio de médicos»

ESTAR DE LOS NERVIOS

Es un contundente diagnóstico, el que dan por mi andaluza tierra cuando ven que alguien está apartándose de lo esperado, que tiene reacciones imprevisibles, de salida de pata de banco. Cosas que en días como estos, están aflorando como los hongos otoñales. Llamo a mi amigo Mariano y me comenta…Luis, dice mi mujer que voy a acabar como mi padre, el pobrecillo que al final de sus días acabó hablando sólo, a lo que yo, por consolarle, acabo diciéndole…tranquilo, que son cosas de la edad, que eso ahora nos pasa a bastante gente confinada, pero el auténtico problema, lo preocupante, no es lo tuyo, sino lo que le pasa a Saturnino, nuestro amigo común…que habla e incluso se hace preguntas en voz alta, viviendo solo en su casa, pero lo terrible, lo terrible es que también comienza a contestarse el mismo, de forma complaciente, a la vez que suele quedarse mirando al perro, creyendo haberle oído responder.Y por tan quijotesca forma de proceder, ajena a la realidad más vulgar, pensando en él y en todas las cosas que puedan estar pasándonos en estos momentos, Continuar leyendo «ESTAR DE LOS NERVIOS»

La alargada cuarentena de mi amigo Ginés

Corren días de silencio y reflexión, de quietud, de decretada soledad, de confinamiento para purgar, en parte, los pecados ajenos. Han hecho con nosotros como la “misericordiosa” Iglesia hacía en la Edad Media en tiempos convulsos, que cogía a un monje y lo metía en una torre a pan y agua, para que purgara los pecados de la humanidad, ofreciéndole al buen Dios un chivo expiatorio. Son días que nuestros políticos quieren que sean de sometimiento y resignación, pero de los que nos es muy difícil apartar la rabia.

Continuar leyendo «La alargada cuarentena de mi amigo Ginés»

La Catalepsia social o muerte aparente

Así hemos amanecido, catatónicos y paralizados por mandamiento oficial, por un decreto que ha acabado con otro estado biológico previo y parecido, el de la Ataraxia, aunque esta, por contra, sólo definía la total tranquilidad y la ausencia de deseos o temores que, se podría decir, era la condición natural de casi todos nosotros hasta entonces, la siempre sufrida, conformada y callada sociedad, pero  que hoy anda muy hartita de que por la incompetencia y bisoñez de nuestros políticos y epidemiólogos, ahora todos tengamos que sentirnos como dianas de la arcabucería del Covid- 19, un cabroncete animalito que parece ser como la antítesis de aquél simpático Cobi, mascota de las Olimpiadas de Barna 92, pero que tiene de común con él, al menos, un único efecto secundario positivo: el crear un sentimiento nacional. El haber hecho por España lo que ni el mismísimo y famoso 155 supo hacer. De forma que por mi andaluza tierra, tan dada a la chirigota, ya se le comienza a llamar “el D. Pelayo”, por aquello de la recuperación nacional, de la Reconquista.

Continuar leyendo «La Catalepsia social o muerte aparente»

LA ESPAÑA VACIADA

 

 

 

 

 

La he vivido y disfrutado mucho antes de que se hiciera mayor ahora y anduviera de boca en boca. Fue hace ya muchos años, cuando tres íntimos compañeros de carrera, viviendo alejados, decidimos que no había mejor terapia para conservar la amistad que el regarla, perdiéndonos anualmente y por mayo en bici, en una región de nuestra increíble, maravillosa y querida España. Así es que, alejados de trabajo, familia y todas las Continuar leyendo «LA ESPAÑA VACIADA»