Ayer y Hoy, la historia se repite

Oigo, patria, tu aflicción,
y no entiendo por qué callas,
viendo a traidores canallas
despedazar la nación.
Dando a un ingrato felón
estúpidas concesiones,
están haciendo jirones
esta tierra milenaria,
de gente, ayer solidaria,
hoy podrida de ambiciones.

Lloras, porque te engañaron
los que lealtad prometieron,
los mismos que te aplaudieron,
y la Ley corroboraron.
Alevosos, traicioneros,
bellacos y desleales,
la convivencia entre iguales
rompen con su felonía,
y han de acabar la porfía,
en inmundos cenagales.
Buscando solo engañar,
distorsionaron la historia
para turbar la memoria
de las gentes del lugar.
Anhelantes por medrar,
con su estúpida insolencia,
rompieron la convivencia
entre familias y amigos;
requiere firme castigo
su ruin malevolencia.
Un tipo poco honorable
quiso imponer sus ideas
con maneras maniqueas,
fraudulentas, miserables,
arteras y despreciables.
Medio milenio hermanados
no lo separa un tarado
dirigente provinciano,
por mucho discurso vano
que largue desde su estrado.
¡Basta! Gritó el pueblo fiel
por toda la piel de toro.
¡Basta! Clamaron a coro
los españoles de bien.
¡Basta! Poned pie en pared
a tanta provocación
y cortad la humillación
de estos cuatro hijos de perra,
¡No se trocea esta tierra,
somos una gran nación!
Fieles paisanos, honrados,
que queréis que vuestro nietos
os recuerden con respeto
por haberles entregado
un país fuerte y aunado.
¡Levantaos, despertad!
Negad la eventualidad
de una España fragmentada
y levantad vuestra espada
contra tanta indignidad.
José de Espronceda (Almendralejo 1808-Madrid 1842)

Un comentario en “Ayer y Hoy, la historia se repite”

  1. Queridos Sabiyutos: Confieso que no había llegado a lo sublime, anteriormente colgado de Espronceda. Me quedé, como casi todos los españoles, con su Canción del pirata…la de» con diez cañones por banda», pero tiene la suficiente actualidad como para que el Míster, oportuna y sabiamente la haya colgado.
    Ya véis, la historia se repite, pero si tan terrible es ver como la esquizofrenia catalana, inoculada por su clase política está llevándonos hasta días de preocupación sin límites, no es menos cierto que desde Madrid, creemos muchos, no se había hecho una medicina preventiva adecuada para llegar a esto.
    Haber dejado la educación en manos sectarias sólo podía haber llegado adonde lo ha hecho.
    No controlar la educación con criterios de nación, de pensamiento nacional, lleva a esto, a querer ser cada hijo de quién, más listo que el vecino.
    La situación del próximo domingo parece que está medio controlada, lo terrible va a ser como torear el ridículo político catalán que quedará tras la corrida, cuando los engañados catalanes vean ser arrastrados tras las mulilllas a tanto personajete de opereta que creían descendientes directos del gran Mandela .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *