RESIDENCIAS DE MAYORES

In memoriam… de nuestro querido padre. 
Mucho fue lo que tuvieron que sufrir nuestros queridos padres, cuando aún no repuestos de su incivil guerra, se encontraron con la papeleta de tener que sacarnos adelante sin apenas nada, sin tan siquiera poder permitirse el menor descanso; pero supieron ir sobreviviendo y creciendo con la dignidad necesaria, sin atormentadores deseos de vacación alguna, con el único anhelo de ver crecer a los hijos, costase lo que costase la inversión en privaciones propias. Continuar leyendo «RESIDENCIAS DE MAYORES»

Agridulce playa

A mi amigo Javier Megino…
Aún no había deshecho la maleta cuando desplegando la antena hacia el mundo encuentro tus siempre analgésicas palabras contra todos los dolores que suelen aquejarmos.
Llego a las vacaciones como tú mismo, con los ojos muy abiertos y prestos a ver todos los posibles efectos secundarios que el tsunami epidemiológico ha producido en la costa.
Y allí donde tú mirada sólo ha podido ver un exceso de africanos (no sabría encontrar otra palabra tan politicamente correcta) que no han podido pasar el Estrecho, un servidor, a más a más, como dicen por Collserola, permíteme contarte otras cosas vistas, porque soy un maniático ser de disciplinada vida que a falta de barco, todos los días se suele montar una peculiar y bicicleta singladura de pobre, desde Sant Salvador a Vilanova, en la que aparte del saludable rocío del amanecer, disfruta contando todas las estelas del camino. Ya sabes, los médicos siempre con la obsesión del termómetro para medir la temperatura de las cosas.
Continuar leyendo «Agridulce playa»

DE DIGNIDAD Y DE COLEGIO DE MÉDICOS

Lo lamento, pero una vez más, el Presidente de mi colegio me obliga a escribir…por no llorar, cuando uno estaría mucho más feliz leyendo. Verán, el pasado viernes, tras una dura mañana de consulta, volvía a casa pensando en cosas de las que no se hablan, de todas las patologías que, asociadas a la ansiedad y al puñetero bicho están aflorando como setas; en lo mío, terribles otalgias (dolores de oidos), imputables a una afectada vecina, la articulación temporomandibular, que por mor de la ansiedad y el estrés vivido, acaba por dar problemas de inflamación,locales e irradiados. Y, por quitarme las telarañas del trabajo, sintonicé la radio, para encontrarme oyendo a una periodista de las de los posibles y tontorrones cien latiguillos “en este caso” por cada diez frases dichas, entrevistandoa alguien que en plan coleguita, comenzaba a presentar…”hola Pepe, Continuar leyendo «DE DIGNIDAD Y DE COLEGIO DE MÉDICOS»

PERSONALÍSIMA CACEROLADA


Qué suena ahora, cuando nos dejan abrir la puerta de esta prisión preventiva y podemos pasar de ser ciudadanos autistas y quietos, como D. Tancredos…”yendo como encantados en esta carreta, no por nuestras culpas y pecados, sino por la mala intención de aquellos a quien la virtud enfada y la valentía enoja” que diría el Ingenioso Hidalgo. Ahora ya, como ciudadanos libres y cubiertos bajo nuestro paraguas constitucional, el que nos protege de la lluvia de las prohibiciones, dejándonos decir y hacer lo que pudiera salirnos desde nuestro hartazgo y rabia.
Continuar leyendo «PERSONALÍSIMA CACEROLADA»

Los  “Peculiares Zascas” de mi colegio de médicos

Por si no cabíamos en casa… nos parió la abuela, dice uno más de nuestros sabios refranes, a los que solemos recurrir cuando queremos resumir y sentenciar una cruel e inesperada situación. Y se me ocurre recurrir a ella, ahora que teníamos olvidada la Peste Negra del siglo XIV, la que mató a las 4/5 partes de Europa, y la epidemia de Cólera de 1.817 que acabó con otros 40 millones, y olvidado incluso al nefasto Napoleón, el que hizo desaparecer a casi tres millones de europeos, en su viaje de sangre y fuego desde Cádiz a Moscú; olvidada incluso “la Peste española” de 1.918, la de los 300.000 muertos. Continuar leyendo «Los  “Peculiares Zascas” de mi colegio de médicos»

ESTAR DE LOS NERVIOS

Es un contundente diagnóstico, el que dan por mi andaluza tierra cuando ven que alguien está apartándose de lo esperado, que tiene reacciones imprevisibles, de salida de pata de banco. Cosas que en días como estos, están aflorando como los hongos otoñales. Llamo a mi amigo Mariano y me comenta…Luis, dice mi mujer que voy a acabar como mi padre, el pobrecillo que al final de sus días acabó hablando sólo, a lo que yo, por consolarle, acabo diciéndole…tranquilo, que son cosas de la edad, que eso ahora nos pasa a bastante gente confinada, pero el auténtico problema, lo preocupante, no es lo tuyo, sino lo que le pasa a Saturnino, nuestro amigo común…que habla e incluso se hace preguntas en voz alta, viviendo solo en su casa, pero lo terrible, lo terrible es que también comienza a contestarse el mismo, de forma complaciente, a la vez que suele quedarse mirando al perro, creyendo haberle oído responder.Y por tan quijotesca forma de proceder, ajena a la realidad más vulgar, pensando en él y en todas las cosas que puedan estar pasándonos en estos momentos, Continuar leyendo «ESTAR DE LOS NERVIOS»

La alargada cuarentena de mi amigo Ginés

Corren días de silencio y reflexión, de quietud, de decretada soledad, de confinamiento para purgar, en parte, los pecados ajenos. Han hecho con nosotros como la “misericordiosa” Iglesia hacía en la Edad Media en tiempos convulsos, que cogía a un monje y lo metía en una torre a pan y agua, para que purgara los pecados de la humanidad, ofreciéndole al buen Dios un chivo expiatorio. Son días que nuestros políticos quieren que sean de sometimiento y resignación, pero de los que nos es muy difícil apartar la rabia.
Continuar leyendo «La alargada cuarentena de mi amigo Ginés»

DE MÉDICOS, DENUNCIAS Y ÉTICA PROFESIONAL

Terrible cosa esta, la de vernos encerrados y sitiados por un cabroncete bichito, un enemigo tan cobarde que ni se deja ver, mientras los demás intentamos reunir las fuerzas necesarias para librarnos de todos los sentimientos negativos que pudieran lastrar nuestro buen Karma, tan necesario y terapéutico durante todo el tiempo que haga falta.
Por eso, ahora, un servidor, prisionero, sin interlocución directa y personal, necesita ir sacando las espinas que hayan podido ir quedando clavadas en el alma con anterioridad para que, liberada la conciencia, quede el necesario sitio en ella para todo lo positivo, para el crecimiento personal y el cuidado de la familia y los nietos.
Continuar leyendo «DE MÉDICOS, DENUNCIAS Y ÉTICA PROFESIONAL»

La Catalepsia social o muerte aparente

Así hemos amanecido, catatónicos y paralizados por mandamiento oficial, por un decreto que ha acabado con otro estado biológico previo y parecido, el de la Ataraxia, aunque esta, por contra, sólo definía la total tranquilidad y la ausencia de deseos o temores que, se podría decir, era la condición natural de casi todos nosotros hasta entonces, la siempre sufrida, conformada y callada sociedad, pero  que hoy anda muy hartita de que por la incompetencia y bisoñez de nuestros políticos y epidemiólogos, ahora todos tengamos que sentirnos como dianas de la arcabucería del Covid- 19, un cabroncete animalito que parece ser como la antítesis de aquél simpático Cobi, mascota de las Olimpiadas de Barna 92, pero que tiene de común con él, al menos, un único efecto secundario positivo: el crear un sentimiento nacional. El haber hecho por España lo que ni el mismísimo y famoso 155 supo hacer. De forma que por mi andaluza tierra, tan dada a la chirigota, ya se le comienza a llamar “el D. Pelayo”, por aquello de la recuperación nacional, de la Reconquista.
Continuar leyendo «La Catalepsia social o muerte aparente»

HUESCASUENA.ES

Huesca quiere sonar de nuevo y convencida en estos tiempos de Internet de que nada hay tan definitorio y clamoroso, para ponerla de nuevo en la nube como otra sonada campanada con que convocar a los fieles Oscenses y al mundo mundial, ha decidido organizar una nueva Iglesia laica, harta ya de vivir entre la continuada desesperanza por su futuro.

Y lo ha hecho, también, porque padecía un insoportable ataque de celos, viendo como sus hermanas pequeñas, Teruel y Barbastro se habían vuelto tan respondonas como capaces de tejer hace ya años, un tejido ciudadano maduro y unido ante cualquier atropello o desmán político al uso.  Hartos ya de tener por los suelos su cociente de frustración, casi a las puertas del psiquiatra, tras sufrir la dura desproporción entre sus ilusionadas expectativas democráticas de desarrollo y creación de empleo oficiales, con la dura realidad del callejón sin salida actual, en que los políticos, sin apenas control ciudadano, no han parado de construirnos palacio tras palacio, de Congresos, Deportes o Diputación, cuando no aeropuertos o pantanos, tan improductivos como ruinosos. Continuar leyendo «HUESCASUENA.ES»